El invierno trae consigo temperaturas más frías y días más cortos, lo que a menudo se traduce en un aumento en los gastos de electricidad. Con la calefacción en pleno funcionamiento y el uso constante de electrodomésticos, es fácil ver cómo las facturas pueden dispararse. Sin embargo, hay medidas que puedes tomar para hacer frente a estos gastos y ahorrar energía.

CONSEJOS PARA AHORRAR ENERGÍA Y DINERO

Ya no solo por el hecho de reducir gastos sino como modo de proteger el medio ambiente, son muchos los consumidores que se conciencian sobre la importancia del ahorro energético. ¿Cómo podemos entonces ahorrar luz de manera eficaz durante el periodo invernal? Sigue lo siguientes consejos:

Ajusta la temperatura del termostato.

En invierno, la calefacción consume mucha electricidad. Ajustar el termostato unos grados puede marcar una gran diferencia en la factura. Puedes mantener la temperatura entre 18 y 20 grados Celsius cuando estés en casa y bajarla algunos grados cuando estes fuera o durmiendo. Además, es importante asegurarse de que no haya fugas de aire para evitar la pérdida del calor.

Aprovecha la luz natural.

Siempre que se pueda as aconsejable usar la luz natural durante el día. Si abres las cortinas y persianas para dejar que, entre luz natural, no solo iluminas el hogar, sino que se puede aportar algo de calor. De esta forma reducirás la necesidad de encender las luces y la calefacción durante el día.

Utiliza cortinas térmicas.

Las costinas térmicas son una inversión inteligente para el invierno. Están diseñadas para bloquear el frío y retener el calor, actuando como una capa adicional de aislamiento en tus ventanas.

Realiza un mantenimiento regular.

Asegúrate de que tu sistema de calefacción este funcionando eficientemente mediante un mantenimiento regular. Cambia los filtros y programa revisiones anuales para garantizar que todo este funcionando correctamente. Esto es importante ya que un sistema de calefacción eficiente consume menos energía.

Invierte en tecnología inteligente.

Sin duda, la tecnología inteligente puede ayudar a controlar y reducir el consumo de energía. Gracias a los termostatos inteligentes podemos ajustar la temperatura del hogar de forma remota consumiendo menos energía. También, podemos optar por el uso de bombillas LED ya que son más eficientes y duraderas que las bombillas tradicionales.

Adoptando estos pequeños consejos puedes hacer frente de manera efectiva a los gastos de electricidad durante el invierno y mantener el hogar cálido sin comprometer tu presupuesto. Estos cambios pueden marcar una gran diferencia a largo plazo.


Conoce más sobre energía en nuestra sección de noticias.