La hibridación en energía se refiere a la integración de múltiples fuentes de energía, como por ejemplo la solar y la eólica. Este enfoque busca aprovechar las fortalezas de cada componente para maximizar la eficiencia y minimizar los impactos ambientales, pudiendo involucrar la combinación de entes de energías renovables, almacenamiento de energía y tecnologías de generación convencionales.

YA SE APUESTA POR INSTALAR PLACAS SOLARES JUNTO A PARQUES EÓLICOS

La hibridación renovable constituye una solución renovable que no solo facilita la integración masiva de renovables en el sistema eléctrico, sino que también permite a las compañías generadoras optimizar el aprovechamiento de sus puntos de conexión y permisos de acceso a red.

Combinar la eólica y la fotovoltaica puede ayudar a mejorar la eficiencia del sistema, reducir la variabilidad de la generación y proporcionar una mayor rentabilidad en la producción de energía. Su combinación permite obtener electricidad mediante paneles solares con la energía procedente de molinos de viento.

Los parques eólicos cuentan con grandes espacios abiertos entre aerogeneradores, y es que cerca de solo un 3% de la superficie de una instalación de este tipo está realmente ocupada por equipos e infraestructura, en este caso aerogeneradores. Por lo tanto, la instalación de paneles fotovoltaicos en esos terrenos permite maximizar la producción energética en un único sitio y que sea evacuada por el punto de conexión ya existente.

¿Qué ventajas y consideraciones clave podemos tener en cuenta en esta técnica?

  1. Complementariedad de recursos: al combinar fuentes de energía solar y eólica, se puede aprovechar la variabilidad de ambas para proporcionar una generación de energía más constante. Además, compartir infraestructuras como subestaciones y líneas de transmisión, puede reducir los costes de inversión y mejorar la eficiencia global del sistema.
  2. Mejora de la capacidad de carga base: la hibridación puede ayudar a proporcionar una capacidad de carga base más consistente, lo que facilita la integración de estas fuentes de energía renovable en la red eléctrica. En el caso de los parques eólicos con paneles solares, esto se traduce es un mayor número de horas inyectando electricidad, dado que habrá horas en las que no haya radiación solar, pero si sople el viento.
  3. Almacenamiento de energía: la combinación de eólica y solar con sistemas de almacenamiento de energía, como baterías, puede ser especialmente efectiva para gestionar la variabilidad de la generación y garantizar un suministro continuo de energía incluso cuando las condiciones climáticas no son ideales.

Ante este escenario, ¿podemos considerar que el futuro está en la hibridación?

Parece acertado apostar en un futuro por un modelo híbrido entre fotovoltaica y eólica por las múltiples ventajas que supone.  Aunque para ello, se necesitará contar con un marco normativo y regulatorio claro y estable, así como una estandarización de los requisitos de conexión a la red.